martes, 1 de junio de 2010

La máquina Nietzsche


“La actualidad de Nietzsche reside en el modo en que piensa, no en el contenido de su pensar sino en el ejercicio mismo del filosofar. Nietzsche es la pasión del pensar, el pensar como pasión. Lo que no quiere decir sólo dolor: la pasión es dolor y gloria. Sin embargo, el momento glorioso no es un trofeo, no se llega a nada. Apenas se toca la imagen que convoca el deseo, se fisura su consistencia, y la grieta aparece, el deseo recomienza. El pensamiento es una máquina de insistencia, se devora a sí misma al tiempo que recompone su carne. Esta máquina es Nietzsche, la máquina filosófica…

…lo que a Nietzsche le enseñaron las dolencias y las enfermedades es que la salud de los hombres diagrama su radiografía mental… saludes varias, distintas, más o menos aliviantes o dolorosas, inestables, sorpresivas… lo que a Nietzsche le importa no es la armonía homeostática de un organismo equilibrado… sino la fecundidad de un cuerpo tambaleante…

El cuerpo y la voz son dos presencias nietzscheanas; sus contornos se resaltan en la medida que la soledad le fue más absoluta. La soledad es la última compañía de Nietzsche, la más duradera y la final. Durante años y en casi todos sus escritos la menciona, la enfrenta y la mira, nos hace saber del alcance de los dolores que provoca, la dignifica y la ensalza…

Nietzsche llegó a las puertas del silencio, se proclamó póstumo, dijo escribir para todos y para nadie, gritó su monólogo para los habitantes del limbo y esculpió su imagen con soplos pensantes”.

Tomás Abraham, El último oficio de nietzsche

2 comentarios:

Elias Vida dijo...

que más decir..
a mi Nietzche me coloca, me droga. Quizás todos los autores nos drogan pero él lo hace en un sentido muy similar a lo material, más que un concepto o un sistema de pensamiento me deja una actitud; algo anterior al sentido, ligado a la máquina de percibir.

saludos

joel jair dijo...

Nietzsche es un recomienzo y una continuidad, es la presencia del espíritu o vida que pasa por el pensamiento, en un momento en el que la civilización occidental no le interesa saber nada sobre el espíritu. Nietzsche trata de reivindicar la dignidad y los poderes del pensamiento creativo y pleno, en un momento en el cual la humanidad se dirigía hacia otra parte, por ello, está sólo en su presente mirando el porvenir, hablando a ese porvenir y tratando aún de alcanzarlo.

Te invito a mi blog dedicado al pensamiento de SPinoza-Nietzsche-Deleuze y a la poesía radical Rimbaud-Baudelaire http://vitalidadzalvaje.blogspot.com/